Todo lo que debes saber sobre comunicación para grabar vídeo

Comunicación eficaz para grabar vídeo

Sé que grabar vídeo sintiendo que no tienes ni idea de cómo comunicar ante la cámara es algo que impone bastante.

El vídeo, como hablar en público, es un contexto al que estamos poco acostumbrados.

No se nos ha educado en él. Tenemos la idea de que sólo convirtiéndonos en periodistas o en actores tendríamos que grabar vídeo.

Pero no es así. Y, con el florecimiento de los negocios digitales, cada vez menos.

Tú, que te dedicas a algo aparentemente desvinculado del audiovisual, empiezas a aceptar que el momento de graba en vídeo se acerca peligrosamente.

El simple pensamiento de quedar poco natural en vídeo te pone de los nervios y te convence cada día más de que eso no es para ti.

Tranquilo. Todos hemos pasado por ahí.

Yo misma, mirando atrás, soy capaz de reconocer estrategias que me han servido para aumentar la eficacia de mi comunicación en vídeo.

Para que tú también mejores tu comunicación ante la cámara, hoy te muestro todo lo que debes saber sobre comunicación eficaz para grabar vídeo.

¡Empezamos!

 

Todo lo que debes saber sobre comunicación para grabar vídeo

#1 Emplea frases cortas

Es probable que, debido a la inseguridad que comporta hacer algo nuevo, grabes tus primeros vídeos a partir de un guion escrito y aprendido de pe a pa.

Dejando de lado la eficacia de aprenderse un guion desde la primera letra hasta el último punto (ya sabes que yo recomiendo otras estrategias, como los mapas mentales), en esta ocasión quiero hacer hincapié en un problema que implican los guiones: las frases interminables.

Cuando escribimos tendemos a construir frases largas o muy largas (de 12 a 30 palabras, e incluso más).

Tiramos de subordinadas, paréntesis, comas, puntos y comas, interrogaciones y exclamaciones intercaladas…

Y no pasa nada, porque cuando leemos podemos gestionar nuestro propio ritmo de lectura y volver atrás si no hemos comprendido algo.

Pero cuando hablamos entran en juego dos componentes que no existen en la lectura para uno mismo: la respiración y la voz.

Nuestra capacidad respiratoria es limitada y, por tanto, también lo es la voz a la que ésta da lugar.

Las frases de 30 palabras que no tenemos problema en leer se convierten en verdaderos tótems si intentamos decirlas en voz alta.

Nos quedamos sin aire y, por tanto, nuestra voz se ahoga.

Y más allá de la falta de respiración y de voz, lo que sucede es que nos ponemos nerviosos al ver que “no llegamos”. El mensaje se desvirtúa y la audiencia se contagia de nuestro estado de estrés.

Para evitar todo esto, el primer paso es asegurarte de que el guion que has escrito es apto para ser dicho en voz alta. No es lo mismo el discurso oral que el discurso escrito: existen muchas diferencias entre ellos, y una de esas diferencias es la cantidad de palabas por frase.

Emplea frases cortas (de 8 a 15 palabras) y di tu guion en voz alta antes de grabar el vídeo para comprobar que el registro es más oral que escrito.

 

#2 Juega con el “tú” y el “nosotros”

Lo más probable es que cada uno de tus lectores vea tus vídeos en solitario, no acompañado por más personas.

Aunque sea inconscientemente, todos sabemos esto. Sin embargo, muchas veces se nos olvida.

Lo que provoca este olvido aparentemente sin importancia es que, al grabar el vídeo, nos hacemos un lío entre el “tú” y el “nosotros”.

En el primer minuto puedes estar diciendo “te voy a explicar cómo hacer un pastel de crema” y al final de tu vídeo cambiar al “espero que os haya gustado la receta”.

En el primer ejemplo hablas a la segunda persona del singular; en el segundo ejemplo, a la segunda del plural.

Para mí hay dos personas clave a las que atender en la comunicación en vídeo.

La primera es el “tú”, es decir, la segunda personal del singular.

La segunda es el “nosotros”, o sea, la primera persona del plural.

Utiliza el “tú” cuando tengas uno de los siguientes objetivos:

  • Llamar a la acción: “¡Atrévete!”, “hazlo ahora”, “no dudes más”…
  • Reconocer una virtud o un comportamiento a reforzar: “Es como cuando estás contento”, “recuerda eso que hiciste tan bien”, “tú también puedes conseguirlo”…
  • Despertar una pregunta: “¿A ti también te pasa?”, “¿No crees?”, “¿Qué opinas tú de esto?”…

Emplea el “nosotros” cuando quieras:

  • Resaltar un defecto o un comportamiento a mejorar: “Todos cometemos errores”, “todos hemos herido a alguien alguna vez”, “todos hemos tenido dudas al empezar”…
  • Crear comunidad: “Vamos a hacer algo grande todos juntos”, “ya somos más de 1000 suscritos a la lista de correo”, “estamos haciendo historia”…
  • Despersonalizar el mensaje: “Seguro que alguno [de nosotros] se ha sentido así alguna vez”…

El objetivo siempre debe ser generar buenas sensaciones en el espectador, o al menos no generar malas sensaciones. Así pues, emplea el “tú” cuando quieras que la persona que te está viendo se sienta identificada con lo que cuentas. El “tú” es útil para generar buenas sensaciones en el otro y moverlo a actuar.

Apuesta por el “nosotros” cuando estés hablando de comportamientos y sensaciones no deseados por la persona y quieras se sienta menos mal al ver que no es la única que los experimenta, sino que son comunes al resto, incluido tú mismo.

 

#3 No tengas miedo a los cortes de vídeo

Cuando empiezas a grabar vídeo te obligas a hacerlo todo de una sentada, sin cortes.

Si has llegado perfecto al último minuto y justo entonces te trabas u olvida lo que ibas a decir a continuación, paras la cámara y vuelves a empezar desde el principio. ¡Aunque todo lo anterior fuera bueno!

Pero no es necesario grabar el vídeo entero en una sola toma. De hecho, si te fijas, casi ningún bloguero lo hace.

Los cortes de vídeo no sólo no son negativos: son positivos y recomendables. ¿Por qué?

  • Confieren dinamismo y frescura al vídeo.
  • Te permiten eliminar silencios que añaden segundos inservibles a tus vídeos.
  • Te ahorran tiempo al grabar vídeo.
  • Te dan la posibilidad de seleccionar las mejores tomas.

Utiliza los cortes a tu favor. Saber que puedes utilizarlos y beneficiarte de ellos te quitará, de entrada, una gran presión ante la cámara.

 

#4 ¿A quién le estás hablando?

Ésta es la escena:

Te aprendes el guion, preparas un fondo bonito, cierras la puerta de la estancia para que nadie te moleste, te colocas delante de la cámara, le das al REC y…

Te sientes muy, muy tonto.

¿Por qué? Porque, de repente, le estás hablando a un objeto inanimado: la cámara.

Un objeto que NO va a contestarte ni te va a decir si te está entendiendo o no.

Sentirse tonto al grabar vídeo por no comprender a quién le estamos hablando es algo normal y que tiene solución.

Ésta pasa por imaginar quién va a ver y a escuchar lo que estás haciendo y diciendo frente a la cámara.

Si has definido a tu lector ideal, puedes imaginártelo viendo tu vídeo, asintiendo a lo que le cuentas, comprendiendo tu mensaje y sintiéndose identificado con él.

Si todavía no sabes cómo es la persona que va a ver tus vídeos, te recomiendo que hagas un ejercicio de reflexión para dibujar su personalidad, sus necesidades, sus deseos y sus sentimientos con respecto al tema del que hablas en tu vídeo.

Definir a tu lector ideal e imaginártelo viendo tus vídeos te ayudará a sentir que hay alguien recibiendo tu mensaje y te quitará ese sentimiento de estar haciendo algo ridículo al grabar vídeo.

 

#5 Ten siempre en mente la idea principal de tu discurso

Ha llegado el día. Te has propuesto, por primera vez, grabar un vídeo. ¡De hoy no pasa!

Tienes una larga lista de temas sobre los que te gustaría hablar. Eliges el que está en primer lugar. Te sientas delante de la cámara, aprietas el REC y comienzas a disertar sobre el asunto.

A los 5 minutos crees que ya has dicho bastante. Te sientes satisfecho; coges la cámara y te preparas para ver el resultado.

Para tu sorpresa, tienes que reconocer que en esos 5 minutos no has dicho nada. Te has limitado a divagar sobre un tema, un tema tan amplio que es imposible sacar una sola enseñanza de tu vídeo.

Antes de grabar vídeo, ten claro esto: una cosa es el tema del que vas a hablar, y otra cosa bien distinta es la tesis o idea principal que vas a defender en tu vídeo.

El tema es el círculo grande, es lo amplio:

  • El SEO.
  • La psicología positiva.
  • El marketing online.
  • Los viajes en moto.

La tesis o idea principal es el mensaje claro, breve y concreto que quieres que quede en la mente de tu audiencia y en torno al cual, por tanto, girará tu discurso:

  • La importancia del SEO en los primeros dos meses de vida de una web.
  • Tus hijos también se pueden beneficiar de la psicología positiva.
  • Es posible aprender marketing online en una tarde.
  • La mejor forma de conocer gente cuando viajas en moto.

La idea principal es equiparable al titular de uno de tus artículos y, ahora, de tus vídeos. Definirla antes de grabar te hará ser mucho más específico y útil en tus contenidos.

 

#6 Ten presente un valor clave

En este artículo ya te hablé de cómo definir tu escala de valores te va a ayudar a ser más natural ante la cámara.

Hoy te propongo que, cada vez que vayas a grabar vídeo, elijas un valor a transmitir dependiendo del tema y de la idea principal que hayas elegido para la ocasión.

Por ejemplo, si vas a hablar de los viajes en moto, es probable que quieras destacar el valor de la libertad, de la diversión o del descubrimiento.

Si tu blog trata sobre psicología y vas a hablar de las buenas relaciones entre padres e hijos, quizás algunos valores importantes sean el amor, la convivencia y el respeto.

Comunicar desde los valores es equivalente a ponerte uno u otro traje: no es lo mismo llevar un vestido de gala negro con lentejuelas que unos vaqueros y una camiseta sport.

Dependiendo del valor desde el que hables, transmitirás unas sensaciones a tu público. Sensaciones que no serán ni mejores ni peores: sólo distintas.

Por tanto, siempre conviene que seas consciente de los valores desde los que te vas a comunicar. Ellos son una fuente muy eficaz de conexión con nuestra audiencia, porque más que por los intereses o por las aspiraciones, conectamos con los demás por los valores que compartimos con ellos.

 

#7 Realza tus puntos fuertes

Como comunicadores, todos tenemos puntos fuertes y puntos de mejora.

Los puntos de mejora son fuentes inagotables de aprendizaje sobre los que nos conviene trabajar hasta darles la vuelta y convertirlos en puntos fuertes.

Los puntos fuertes son esas habilidades y facetas que ya controlas y que suman valor a tu comunicación eficaz.

Siempre puedes potenciar tus puntos fuertes como comunicador. Tanto cuando estás con amigos, como cuando tienes que gestionar un conflicto, como cuando hablas en público.

Sin embargo, en vídeo puedes realzarlos todavía más, porque tú eres el director y el único intérprete de tu propia película.

La posterior edición de tus vídeos te da la posibilidad de seleccionar lo que has hecho genial y desechar lo que no te ha salido tan bien.

Y todo esto sin caer en la manipulación. Tú has grabado tu vídeo, te has esforzado en mejorar aquello que, de primeras, no se te da tan bien, y luego has seleccionado lo que más te ha gustado para incluirlo en el producto final.

Has practicado, has aprendido y has creado tu vídeo seleccionando aquellas tomas en las que tus puntos fuertes son visibles.

Puedes potenciar tus puntos fuertes en la edición, pero también antes de grabar vídeo. Por ejemplo, si sabes que tus manos son una fuente eficaz de expresión, coloca la cámara de manera que aparezcan todo el rato en pantalla.

Si la modulación de la voz es uno de tus puntos fuertes, reálzalo grabando tutoriales en pantalla o incluyendo voz en off sobre imágenes recurso, como hago yo en este vídeo.

 

#8 Sé el mensaje

Decía Herbert Marshall McLuhan, uno de los grandes teóricos de la comunicación, que el medio es el mensaje.

Traducido al contexto de la comunicación interpersonal, significa que tú, el comunicador, envías información más allá de lo que dices con palabras.

Lo que tú eres cuando comunicas es tan importante o más que lo que estás diciendo.

En comunicación, la forma juega un papel más importante que el contenido.

Para demostrártelo, te traigo uno de los vídeos que más vueltas al mundo ha dado desde su lanzamiento.

Se trata de uno de los vídeos de la campaña electoral de Barack Obama para las elecciones de Estados Unidos en 2008.

Un mensaje tan simple como “yes, we can” (“podemos”), que por sí mismo no dice mucho, adquiere un significado mucho mayor cuando lo que le rodea (el medio) se modifica y amplía con:

  • Vídeo (imagen).
  • Música.
  • Muchas personas de distintos géneros, edades y razas.
  • Famosos.
  • Miradas de emoción y esperanza.
  • Movimiento.
  • Distintos tipos de lenguaje (de signos, corporal, vocal, musical…).

El mensaje “podemos” ya no es sólo una palabra, sino un hecho: las personas PODEMOS reunirnos, PODEMOS grabar un vídeo juntos, PODEMOS cantar aunque no seamos cantantes, PODEMOS crear un futuro diferente, PODEMOS comunicarnos con música, gestos y movimiento…

Lo que quiero decir es que, más importante que lo que dices, es lo que haces y cómo lo haces en tus vídeos.

Si hablas de felicidad, entonces tienes que transmitir felicidad. Si, por el contrario, hablas de duelo, tendrás que mantener una actitud pausada de introspección. Si hablas de diversión, tus vídeos tendrán que tener un componente divertido.

No te centres tanto en decir como en hacer y ser. El camino se demuestra andando. Sé lo que dices: sé el mensaje.

 

#9 Cree en lo que dices

Uno de los valores más importantes que para mí debe tener un comunicador es el entusiasmo.

Tener entusiasmo no significa dar saltos de alegría ante la cámara y sonreír todo el rato.

Tener entusiasmo significa creer en lo que dices y estar convencido de que lo que cuentas tiene valor para tu audiencia.

Si no estás plenamente convencido de que lo que estás contando en tu vídeo puede ser interesante y/o ayudar a quien te está viendo, entonces es mejor que busques otros temas sobre los que hablar.

Porque, si no sientes que hay una utilidad en lo que cuentas, nunca, nunca, podrás entusiasmarte con ello.

Y, por tanto, encarnarás un mensaje contrario al que cuentan tus palabras.

Cree en lo que dices. Por supuesto, mantente abierto a objeciones y cuestionamientos, pero, desde la humildad, reconoce que tu mensaje aporta valor a los demás.

 

#10 Busca la relación con la vida

Las personas queremos escuchar hablar de temas que sentimos que están relacionados con nuestra vida cotidiana.

A priori, es difícil que lo que ocurre en términos de política en Madagascar nos toque emocionalmente si somos y vivimos en España.

Y es poco probable que nos interese la deforestación si no vemos claro cómo ésta puede afectar e incluso comprometer nuestra calidad de vida.

Lo mismo sucede en el vídeo. Difícilmente conectarás con tu audiencia si no relacionas aquello de lo que hablas con su vida cotidiana.

Todo tema tiene relación con la vida, porque todo tema se desprende y existe gracias a la vida.

Busca qué puntos conectan con la vida cotidiana de los demás y destácalos. Desarróllalos. Habla desde esos puntos de conexión en vez de abordar el tema desde una perspectiva poco familiar para tu audiencia.

Es lo que yo trato de hacer en Léeme: conectar cada libro con la vida de las personas a través de los temas y los personajes que guardan relación con las emociones, los problemas y las experiencias que todos hemos vivido o vivimos ahora.


Éstas son 10 claves que agrupan todo lo que debes saber para comunicar eficazmente al grabar vídeo.

Y a ti, ¿se te ocurren más claves de comunicación eficaz para grabar vídeo? ¿Aplicas ya alguna de éstas en el vídeo o en tu vida? ¿Cuál has echado en falta en esta lista? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Tags:
,
Irene
irene@tecomunicas.com

Apasionada de la literatura, especialista en copywriting y storytelling. Comunicadora nata. Quiero que te vuelvas a enamorar de tu negocio literario y lo haré poniendo mis herramientas a tu servicio para que aumentes tus ventas y consigas clientes recurrentes.

13 Comentarios
  • irene
    Publicado a las 12:17h, 10 noviembre Responder

    Buenísimo Irene!

    Ayer, aturdida por mi dolor de manos, y ya sin fuerzas para seguir escribiendo mi publicación, me lanzé a acabar de transmitir mi mensaje en video!!

    Muy casero, con carita de enferma, sin mucho glamour, sin cortes (porque me salió del tirón y sin preparar, y porq no sé aún maquetar tb jajajaj)

    Pero al menos, dí el paso, salí de mi zona d confort y la acogida ha sido muy buena 🙂

    Te dejo el link, por si tienes tiempo de verlo ( sólo acepto críticas constructivas jajajajaj q estoy sensible 😉 )

    http://leanselfcoaching.com/libre-elegir-cambiar-este-dia-de-mierda/

    Un abrazo y nos vemos muy pronto!

    • Irene
      Publicado a las 12:57h, 12 noviembre Responder

      Irene!

      Estás genial en ese vídeo!!! Súper cercana y súper natural. Muy honesta y congruente tanto con tu mensaje como con tu blog. Cómo me gusta ver que os lanzáis con el vídeo! 😀

      Lo comparto, porque creo que es un ejemplo de reto del que muchos pueden aprender. Un fuerte abrazo!

  • Diego Artola
    Publicado a las 19:40h, 15 noviembre Responder

    Qué buenos consejos Irene!

    Ante la sensación extraños de hablar ante un objeto un truco es dibujar el cliente ideal y verlo al lado de la cámara, así tienes que imaginar menos. O incluso tener público amigo.

    • Irene
      Publicado a las 21:21h, 15 noviembre Responder

      Hola Diego!

      Pues sí, ésa es otra muy buena táctica! Yo suelo recomendar poner ositos de peluche como público. Parece una tontería, pero funciona muy bien!

      Un abrazo 🙂

  • Lecciones sobre blogging que vas a ignorar
    Publicado a las 09:03h, 17 noviembre Responder

    […] Yo me decía que no necesitaba definirlo, porque, total, ya lo tenía claro: emprendedor digital que quiere mejorar su comunicación eficaz en vídeo. […]

  • LiliJob
    Publicado a las 22:32h, 23 noviembre Responder

    Excelente artículo, tus recomendaciones me vienen muy bien en estos momentos, ya que estoy a puertas de empezar con los videos. Entre los puntos que resaltas me llamo bastante la atención el tu y el nosotros, pues era la parte que no tenía muy clara a la hora de realizar los videos, sin contar todos los consejos que das.

    Muchas gracias por esta información tan valiosa.

    • Irene
      Publicado a las 00:20h, 24 noviembre Responder

      Hola! Gracias por pasarte y comentar 🙂 El concepto del «tú» y del «nosotros» parece una tontería, pero es súper útil! Ya verás que te va a servir muchísimo para conectar con las personas que vean tus vídeos cuando empieces a grabarlos. Un abrazo!

      Irene

  • Las 5 cualidades para comunicar bien y eficazmente
    Publicado a las 16:17h, 26 noviembre Responder

    […] grabas vídeos en un entorno seguro como tu casa o tu despacho, donde puedes parar la cámara y grabar muchas tomas para luego quedarte con las que más te interesen, podrás salvar los imprevistos con mayor […]

  • Cómo escribir un guion de vídeo sin volverte loco
    Publicado a las 09:38h, 27 noviembre Responder

    […] ya sabes que no pasa nada por no grabar el vídeo en una sola toma. Si en un momento dices algo que no te suena del todo convincente y te planteas cambiarlo, sólo […]

  • Megaguía: los valores del emprendedor aplicados al vídeo
    Publicado a las 09:25h, 01 diciembre Responder

    […] un blog, los traspiés en comunicación sí tienen importancia. Y más cuando te pones ante la cámara y le cedes el paso a tus valores, que se manifestarán a través de tus metamensajes conscientes o […]

  • Los políticos te enseñan a hacer un buen elevator pitch
    Publicado a las 09:03h, 11 diciembre Responder

    […] Sin embargo, tras verlo entero y comentarlo a través de Twitter en directo, me di cuenta de que las dos horas de debate daban para un máster en comunicación eficaz ante la cámara. […]

  • Qué puedes aprender con Disney sobre comunicación en vídeo
    Publicado a las 10:12h, 15 diciembre Responder

    […] Es más: me di cuenta de que sus pelis nos pueden brindar bastantes lecciones sobre comunicación eficaz en vídeo. […]

  • Crea entrevistas memorables de la mano de Antonio G.
    Publicado a las 10:04h, 22 diciembre Responder

    […] guiarte en el camino de las videoentrevistas, un camino que puede parecer una montaña si no tienes ninguna experiencia con el vídeo en internet, y menos entrevistando a otros a través de Skype o […]

Publica un comentario